La actividad industrial bajo un 7,4% en noviembre del 2019, en comparación con el mismo periodo del año anterior

Según el nuevo informe de FISFE
10/01/2020
La convocatoria a un Acuerdo Social ( Compromiso argentino por el desarrollo y la solidaridad), que prevé la creación de empleos de calidad, alentar la inversión productiva y las exportaciones de valor agregado, facilitar el acceso al crédito bancario para la producción, y la promoción de las Pymes; las recientes reducciones de tasas de interesa impulsadas por el Banco Central; la extensión hasta finalizar el primer trimestre del régimen permanente de facilidades de pago y suspensión de embargos; la prórroga del programa Ahora 12, y otras medidas destinadas a promover mayores niveles de consumo interno, son primeras acciones, que impulsadas por el nuevo Gobierno Nacional, permite avizorar un cambio de visión sobre el desarrollo industrial.

De acuerdo al Instituto de Investigaciones Económicas de FISFE, el nivel de actividad industrial en la provincia de Santa Fe enfrento en noviembre de 2019, y por décimo noveno mes consecutivo, una caída de -7,4% interanual, acumulando en once meses un descenso de -6,9% en relación al mismo periodo del año anterior. Luego de cinco meses de cierta moderación de la crisis industrial, en noviembre la misma volvió a profundizarse incluso a pesar del bajo nivel de comparación. Dos terceras partes de las ramas industriales con desarrollo en la provincia de Santa Fe registraron en noviembre de 2019 menor nivel de actividad en relación al mismo mes del año anterior. Entre ellos: Autopartes (-28,7%), siderurgia (-23,2%), maquinaria de uso especial (-19,4%), productos metálicos para uso estructural (-19,3%), fiambres y embutidos (-12,4%), productos de metal y servicios de trabajo (-9,9%), carrocerías y remolques (-8,5%), molienda oleaginosas (-8,2%), productos lácteos (-8%), papel y productos de papel (-3,3%), muebles y colchones (-2,3%), maquinaria agrícola (-0,4%), maquinaria de uso general (+2,7%), manufacturas de plástico (+3,3%), carne vacuna (+5,7%), molienda de cereales (+6,9%), y vehículos automotores (+14,3%).

Al finalizar el tercer trimestre de 2019 el saldo total de préstamos al sector privado otorgados por entidades en Santa Fe (188.000 millones de pesos) presentó, en términos reales, un importante retroceso interanual en todas las líneas de financiación. Las financiaciones vinculadas a las actividades productivas se expandieron en términos nominales a un ritmo promedio de 11% interanual, evidenciando un notorio descenso a valores constantes al considerar una tasa de inflación superior a 50%. Lo anterior afecta en forma crucial la dinámica  de la actividad industrial de Santa Fe.

La “industria manufacturera” en Santa Fe es la actividad económica que mayor pérdida de puestos de trabajo registro en el último año, dando cuenta de más de la mitad (-3.401) del total de casos registrados (-6.642) en la economía provincial. En el periodo comprendido entre los meses de agosto 2018 y agosto de 2019, la “industria manufacturera” (201 casos) junto a “servicios de transporte y almacenamiento” (308 casos) fueron las actividades que verificaron mayor pérdida de empresas declarantes. 

El menor descenso de los niveles de empleo (-5,1% enero- octubre de 2019) en relación a la producción (-7,2% enero- octubre de 2019), revela los importantes esfuerzos empresariales en materia de preservación de los puestos de trabajo en la industria manufacturera. Sin embargo, la persistente caída de la productividad coarta las oportunidades de inversión y la propia sostenilidad de las unidades productivas y los puestos de trabajo. 

En los primeros diez meses de 2019 las exportaciones santafesinas de manufacturas de origen industrial mostraron un descenso de -17% en valor y -13,8 en volumen, en relación al mismo periodo del año anterior. Este negativo desempeño se fundamentó principalmente por las menores colaciones externas de la industria química, automotriz, y maquinarias- equipos y productos de caucho en menor medida. Contrariamente, metales comunes y sus manifacturas registró una cierta recuperación. Los despachos externos de manufacturas de origen agropecuario crecieron +2,4% en valor y +18,1% en volumen, revelando los menores precios promedio (-13,3%). Estos mejores resultados fueron generados por las mayores exportaciones de carne bovina, harina y “pellets” de la extracción del aceite de soja, y aceite de soja y girasol. Contrariamente, el complejo lácteo enfrentó un descenso tanto en valor como en volumen.