La producción de las Pymes Industriales cayó 0,3% en enero 2020 frente a igual mes del año pasado

Según informe industrial de CAME
09/03/2020
De los 11 rubros relevados, cuatro crecieron en la comparación anual, seis cayeron, y sólo uno se mantuvieron sin cambios. Si bien el 43,9% de las empresas consultadas creció, todavía no mejora el clima de consumo en el mercado. En la comparación mensual la industria pyme cayó 4,1%, sin desestacionalizar.

Las empresas con menos de 50 empleados tuvieron una caída anual de 2,4% en su producción (comparando enero 2020 vs. enero 2019) y aquellas con 50 empleados o más volvieron a registrar un aumento de 1,9% anual.

Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes de todo el país. El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) se ubicó en 77,9 puntos, el enero más bajo desde que se comenzó a medir en 2008.

Los cuatro sectores con crecimiento anual en el primer mes de 2020 fueron: “Alimentos y bebidas” con un alza de 0,2%; “Calzado y marroquinería” con 1,9%; “Productos químicos” con 11,9%, y “Productos textiles e indumentaria” con 2,3%. Se mantuvo sin variación “Productos de caucho y plástico”.

En cambio, cayeron: “Minerales no metálicos” con un descenso de -8,9%, “Material de transporte” con -6,7%; “Productos electro-mecánicos, informática y manufacturas varias” con -2%; “Papel, cartón, edición e impresión” con -0,1%; “Maderas y muebles” con -4%, y “Productos de metal, maquinaria y equipo” con -2,3%.

En enero volvió a subir el porcentaje de empresas con rentabilidad positiva, a 44,1%, y bajó a 19% la proporción de industrias con rentabilidad negativa (de 21,8% en diciembre). Igual, todavía queda mucho por mejorar en materia de rentabilidad para que la industria argentina vuelva a ser sostenible.

Un factor que incide en la rentabilidad es el deterioro en la cadena de pagos. En enero, el plazo promedio al que las industrias recibieron cheques fue de 42 días, muy largo frente a las necesidades de liquidez de las empresas y las tasas de descuento por cambiarlos.

El uso de la capacidad instalada, en tanto, subió 1 punto, de 62,7% en diciembre a 63,7% en enero, reflejo de que todavía no hay un rebote en la producción. Los sectores que están trabajando con menos porcentaje de su capacidad instalada fueron textil (53,2%) y calzados y marroquinería (57,5%).

En cuanto a la situación general de la empresa, el 40% la evalúa como buena, el 47,6% como regular, y el 13,3% como mala. La mejora en la rentabilidad de alguna manera viene incidiendo en las evaluaciones que hacen los empresarios de su situación particular, además de la evolución de las ventas.

Esas evaluaciones también están influenciadas por las expectativas: el 76,9% de los industriales espera que en los próximos seis meses las ventas aumenten o se mantengan sin cambios. Sólo el 7,7% cree que podrían seguir cayendo, y un 15,4% no sabe o no contesta, un porcentaje alto que refleja en parte incertidumbre.