El empleo registrado cayó en noviembre por 15º mes consecutivo

Según el informe de indicadores laborales del Centro de Estudios de UIA.
10/02/2020
El empleo registrado cayó en noviembre por 15º mes consecutivo, afectado por la delicada coyuntura económica del 2019. La variación fue de -0,2% interanual (23,4 mil puestos de trabajo menos). 

Este desempeño fue explicado principalmente por la caída del empleo asalariado privado, que se contrajo -2,5% i.a. (luego del -2,6% i.a. de octubre). El incremento de la otras modalidades de empleo no alcanzó a compensar el número final (monotributistas +3,2% i.a. y asalariados públicos +1,3% i.a.). 

Al interior del empleo asalariado registrado, la industria continuó entre los sectores de mayor caída, en un escenario de muy baja producción (en el acumulado enero-noviembre el IPI-CEU se contrajo -6,9% i.a. y se ubica en el nivel más bajo en 10 años). 

La contracción del empleo industrial fue del -4,4% i.a. (-49.645 puestos menos). Sin estacionalidad, la caída mensual del empleo asalariado industrial fue de -0,5% (-5.184 puestos), Respecto de noviembre de 2015 la caída acumulada fue de -13,5% (-170.166 puestos). 

También se destaca la baja en el sector de la construcción, que en los últimos meses fue el sector con mayor caída mensual del empleo registrado. La baja fue de -1,7% mensual sin estacionalidad (-6.965 puestos) acumulando una merma de 37.706 puestos en comparación a noviembre de 2018 (-8,3% i.a.).

En términos regionales, sólo tres provincias no registraron caída interanual del empleo asalariado. Se destaca Neuquén con un incremento de 3 mil puestos de trabajo (+2,6%). En cambio, Buenos Aires (-2,2%) y CABA (- 3,1%) son las jurisdicciones más afectadas en niveles absolutos (con caídas de 42,5 mil y 48 mil puestos, respectivamente). 

Cabe señalar que el principal motivo que impulsó la baja de personal fue la disminución de demanda. La Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) reveló que, durante diciembre de 2019, un 41% de las bajas son explicadas por esta razón (este motivo aumentó su participación en el total de bajas en +1,9 puntos porcentuales respecto de diciembre de 2018). Además, este dato es el máximo desde hace 5 años (en diciembre de 2014 las bajas por cambios en la demanda habían llegado a 42,9%). 

Si bien el 2019 cierra con una pronunciada caída del empleo asalariado privado, la perspectiva empresarial con respecto a la dotación de su personal en los primeros 3 meses del 2020 es cautelosa. Tal como lo indica la EIL, un 92,8% de las empresas esperan mantener la misma dotación, reflejando un incremento con respecto al mismo mes de años anteriores (84,4 y 87,6% en 2017 y 2018 respectivamente). 

Finalmente, la caída de la actividad y el empleo también se reflejó en la menor cantidad de empleadores que registraron declaraciones juradas en el SIPA. Hubo un descenso de las empresas industriales declarantes de -4,0% interanual: 2.197 empresas menos.