Grana SRL cumplió 50 años de historia

Gabriel Grana en su discurso por los 50 años de la empresa.
02/12/2019
Con la inauguración de un nuevo edificio corporativo, la compañía especialista en la implementación de proyectos de ingeniería e imagen corporativa, celebró su medio centenar de años ante un gran marco de gente.

A lo largo de los 50 años, Grana SRL ha crecido profesionalmente manteniendo la esencia de empresa familiar, apoyada en valores humanos y en el reconocimiento y bienestar de todas las personas y públicos de interés.

Este sábado 30 de noviembre por la noche, la compañía quiso ponerle un broche de oro a la larga trayectoria en Rafaela, el país y todo el mundo realizando una fiesta a la que concurrieron familiares, empleados, proveedores y amigos.

La celebración

La voz del discurso principal la tuvo el máximo referente de la empresa, Gabriel Grana, hijo del fundador, quien comentó cómo fue el paso de un pequeño emprendimiento familiar a lo que es hoy, una empresa de relevancia regional.

Según comentó Gabriel Grana, Juan Carlos «Pichón» Grana (su padre) era un empleado de una firma muy conocida en la década del 60, donde tuvo ese legado de los grandes maestros, uno de los cuales era su padrino.

«Siempre me decía que era una empresa que trataba muy bien a sus personas y él trató de hacer eso con su gente e hizo lo posible para tratar de inculcármelo a mí», comentó el empresario.

En 1969, alentado por su padrino, «Pichón» se largó por su cuenta. «Mi papá tenía talento para el pincel, el dibujo artístico, era muy bueno dibujando», remarcó Grana.

De esa manera comenzó a hacer sus primeros trabajos de rotulación y cartelería. Durante esos primeros años se rodeó de la familia y de los amigos para dar trabajo. Una de las personas fundamentales para que el negocio creciera fue la mujer, Gloria que fue calificada como «generosa y trabajadora».

«Con mi hermana Marcela siempre veíamos el esfuerzo que hacían mis dos viejos levantándose todos los días a las 5 de la mañana. Mi papá con un par de pinceles y unos tarros de pintura arrancó su oficio, no tenía más que eso, su talento, honestidad, esfuerzo, trabajo», destacó el empresario.

Al promediar la década del 80, Gabriel Grana (segunda generación) se incorpora al negocio de la cartelería y rotulado comercial fundado por su padre. A partir de ese momento, la empresa experimenta una apertura hacia toda la República Argentina y hacia clientes corporativos, con proyectos de mayor envergadura.

Este empuje comercial favoreció a la Compañía, con un marcado crecimiento en todos los niveles: apertura internacional y nuevos procesos, productos y servicios.

En el año 1999, Grana SRL certificó por primera vez su sistema de calidad, bajo Normas ISO y también desde ese mismo año y en forma ininterrumpida, fueron aumentando la cobertura del mercado, desarrollando e implantando proyectos llave en mano en más de 18 países de América y África.

Al nuevo siglo entraron con un crecimiento «vertiginoso y acelerado». Pero en 2007 se vino un año muy duro, lo que hizo dar un giro a la empresa. «Íbamos a la iglesia y fuimos a pedir ayuda porque realmente la estábamos pasando mal y siempre me acuerdo de las palabras que me dio el padre Elvio, que nos dijo que nosotros íbamos a salir adelante», recordó Gabriel Grana.

A partir de ahí, «pusimos a Jesús de socio en la empresa y no hemos tenido más que bendiciones hasta aquí», celebró el máximo referente de Grana SRL.

En estos días la empresa cumplió 50 años y está inaugurando una ampliación con nuevo auditorio y comedor. «Pensamos mucho en nuestras personas para poder desarrollarlo en la parte personal, espiritual, profesional y humana. Por eso quisimos dar un gran espacio para la capacitación en ese auditorio», resaltó Grana

Por último finalizó diciendo que: «El futuro que viene para nosotros es muy inspirador porque siempre nos basamos en la palabra de Dios y sabemos que hemos puesto los cimientos sobre rocas firmes».