En Rafaela, la tasa de desocupación es del 6,5%

El dato se desprende del Relevamiento Socioeconómico 2022, realizado por el Instituto de Capacitación y Estudios para el Desarrollo Local.
13/09/2022
El miércoles 7 de septiembre, tuvo lugar una reunión del Consejo Consultivo Social, en la cual fueron presentados los resultados obtenidos a través del Relevamiento Socioeconómico 2022, llevado adelante por el Instituto de Capacitación y Estudios para el Desarrollo Local (ICEDeL).

En este marco, se explicó que el mercado de trabajo rafaelino “evidencia una tasa de desocupación de 6,5%” y que -en este sentido- “registró una tasa de actividad del 49,7% y una tasa de empleo del 46,5% para el año 2022; cifras que dan cuenta de un mercado vitalizado y con signos de recuperación con respecto al año anterior. Además, se posiciona por encima del valor promedio de los últimos diez años (2011-2021), y de la tasa de actividad a nivel nacional (46,5%) y provincial (45,8% para el aglomerado Gran Santa Fe)”.

En esta línea, se resaltó que “dentro de la Población Económicamente Activa (PEA), el 84,0% de las personas son ocupadas plenas, el 9,5% subocupadas (menos de 35 hs semanales), y el 6,5% no poseen empleo pero lo buscan activamente. Por su parte, el 50,3% de la Población es Económicamente Inactiva (PEI), sector compuesto por personas que no tienen empleo ni lo buscan activamente, siendo estudiantes (31,9%), jubilados o pensionados (29,9%), menores de 10 años (27,4%), personas que se ocupan de las tareas del hogar (9,3%) o esta[n] en otra situación (1,5%)”.

En específico, del grupo de población desocupado “58,2% son de género femenino, 64,2% son jóvenes, 35,8% no cuentan con estudios secundarios completos, 50,7% tuvieron una ocupación anterior, y el 29,9% buscan trabajo hace más de 1 año, fenómeno conocido como desempleo de larga duración”.

Asimismo, “el 11,9% de personas desocupadas son mayores de 45 años; indicador de interés ya que frecuentemente, cuando una persona mayor de 45, jefe/a de hogar, permanece por tiempo prolongado sin conseguir empleo, el resto de integrantes de la familia (en general jóvenes) se ven forzados a salir en búsqueda de empleo y aumenta la presión sobre el mercado laboral”. 

En el encuentro también se indicó que “al aproximarse al fenómeno de la desocupación según cada uno de los segmentos poblacionales, se encuentra que la tasa de desempleo específica de jóvenes menores de 30 años, es del 15,1%; más del doble que la tasa general. Si se observa el segmento de varones, resulta del 4,9% (cifra por debajo de la general). Pero si se segmenta en el grupo de mujeres, la tasa se eleva al 8,4%. La brecha de género entre ambas cifras es la mínima alcanzada desde que tocó su pico máximo en el año 2016. Si se entrecruzan edad y género, la vulnerabilidad es aún mayor, ya que las mujeres jóvenes presentan una tasa de desocupación del 15,6%. Si bien esta cifra se encuentra muy por debajo de las registradas para años anteriores, habiendo disminuido en más de 10 puntos porcentuales respecto a 2021 (26,2%), el segmento mujeres jóvenes continúa siendo el que mayores dificultades de inserción presenta”.

Así, “7 de cada 10 personas subocupadas son del género femenino, así como el 99% de quienes ocupan su tiempo en tareas domésticas no remuneradas” por lo que se estima que “una de las causas subyacentes de la subocupación son las horas dedicadas a tareas de cuidado al interior de los hogares”.

Por otro lado, “dentro de las personas que cuentan con una ocupación, los sectores en los que se insertan laboralmente son, en primer lugar y manteniendo la tendencia histórica, el sector servicios (51,8%); en segundo lugar, por tercer año consecutivo, el sector de industria (21,2%); seguido de cerca en tercer lugar por el sector comercial (19,0%); y en cuarto y quinto puesto el sector construcción (6,4%) y [el sector] agropecuario (1,6%); también ambos históricamente por debajo de la franja del 10%”.

La perspectiva del CCIRR

Luego de presentado el informe, Iván Acosta, director del CCIRR, expresó: “Los números ratifican lo que venimos dialogando con nuestros socios, con el Municipio y diferentes instituciones. Observamos una dinámica productiva, comercial, industrial y de servicios muy fuerte que viene demandando mucho empleo. El anhelo es que esto se pueda sostener, que las tensiones políticas y la incertidumbre que a veces padecemos a nivel nacional, no afecten esta dinámica que tenemos a nivel local y regional que es muy positiva”.

“En términos de temas hacia el futuro, lo que venimos viendo hace un tiempo es que -si bien mejoramos los indicadores a nivel de género- advertimos que ahí hay un desafío importante y la oportunidad de generar nuevos puestos de trabajo para mujeres que están en la búsqueda y no los encuentran. Venimos por el buen camino y trataremos de profundizar lo que venimos haciendo, revisar lo que haga falta para pensar en nuevas estrategias que nos permitan resolver los problemas pendientes”, agregó.

Fuente / Foto: Municipalidad de Rafaela.