Se reunió la Comisión para el estudio de fitosanitarios y producciones alternativas

Ezequiel García, Matías Oitana y Pablo Bocco representaron a la CEPAR en el encuentro.
23/06/2022
El 2 de diciembre de 2021, el Concejo de la ciudad de Rafaela convirtió en ordenanza (con 5 votos positivos, 3 negativos y 1 abstención) un proyecto presentado por Leandro Viotti, en relación con la aplicación de fitosanitarios. 

Más adelante, el 16 de diciembre, el intendente Luis Castellano anunció su decisión de firmar un veto propositivo, que suspendió la entrada en vigencia de la norma por 180 días (los cuales se cumplirán el próximo 27 de junio) y mantuvo el límite agronómico en los 200 metros actuales. Además, encargó al Departamento Ejecutivo Municipal y a la Comisión Especial que se creó en la ordenanza la tarea de recabar información completa, detallada y actualizada sobre los productos fitosanitarios de origen orgánico y/o biológico susceptibles de ser aplicados; técnicas, condiciones y procedimientos relativos a su aplicación o uso; medidas de prevención sugeridas en su aplicación, que minimicen riesgos a la salud y el ambiente; y toda otra información relevante vinculada a la correcta aplicación, uso y manipulación de tales productos.

En este marco, el miércoles 22 de junio se llevó a cabo la segunda reunión de la Comisión para el estudio de fitosanitarios y producciones alternativas, un grupo de trabajo del que la Cámara de Empresarios Proveedores del Agro de Rafaela (CEPAR) participa activamente. 

Durante el encuentro, referentes del INTA y de SENASA expusieron información sobre distintos temas de relevancia para la cuestión en tratamiento, se estableció la metodología de trabajo para la Comisión, y se brindaron detalles sobre el convenio rubricado por el Municipio con la Red Nacional de Municipios y Comunidades que Fomentan la Agroecología (RENAMA). 

Los presentes coincidieron en señalar que, más allá del vencimiento del plazo establecido a través del veto del Ejecutivo, es necesario que todas las partes involucradas logren consensuar una forma de trabajo que garantice la correcta selección y aplicación de los productos. Específicamente, se apuntó a continuar recabando información acerca de la disponibilidad de alternativas de origen orgánico o biológico, para su utilización en la franja que va desde los 50 y hasta los 200 metros del límite, según lo establecido en la Ordenanza. 

Asimismo, y teniendo en cuenta el alto impacto que la temática tiene en la vida de las personas, se resaltó la importancia de comunicar los avances que se produzcan en este ámbito, para que los actores involucrados y la comunidad en general puedan contar con datos ciertos y actualizados, de forma tal que cualquier análisis que se realice tenga bases sólidas, y no se vea desvirtuado por falsas informaciones.

Sobre la Ordenanza 

La Ordenanza 5331/21 establece que, desde el límite y hasta los primeros 50 metros, no se podría realizar ninguna actividad. Allí se conformaría una columna forestal, como herramienta adicional para el control de la deriva. Por otro lado, desde el metro 51 y hasta los 200 metros, se buscarían generar alternativas, especialmente a través del uso de productos de origen orgánico, una vez que avancen los incipientes desarrollos que se están efectuando a nivel mundial. Desde el metro 200 hasta el metro 500, se podrían utilizar exclusivamente productos de banda verde; y desde el metro 501 hasta los 1.000 metros, también podrían aplicarse productos de banda azul. 

Fuentes: Diario La Opinión, Diario Castellanos y CEPAR.
Foto: Diego Camusso.