En abril, la actividad industrial subió un 9,5% interanual

En la comparación con marzo, se produjo un crecimiento del 2,5% (sin estacionalidad).
22/06/2022
De acuerdo con el más reciente Informe de Actualidad Industrial, elaborado por la Unión Industrial Argentina (UIA), “en abril la actividad industrial registró una suba de +9,5% i.a. Si bien la actividad continúa con buen dinamismo, la mayor alza se debió en parte a una menor base de comparación, dado que durante abril de 2021 impactó fuerte la segunda ola del COVID. En tanto, se registró una suba de +2,5% mensual respecto de marzo (sin estacionalidad)”.

Información sectorizada

El reporte señala que “a nivel sectorial, 10 de los 12 sectores que componen el IPI CEU registraron subas interanuales durante el mes de abril, mientras que 2 registraron caídas”.

Específicamente, “las mayores subas se registraron en el sector automotor, con un incremento de +49,5% i.a. impulsado principalmente por las exportaciones, pero también con subas en las ventas al mercado interno. También se registraron subas en la producción metalmecánica (+11,2% i.a.), con alzas en todos los rubros al interior del sector, mientras que minerales no metálicos registró una suba de +9,1% i.a., impulsado tanto por insumos para la construcción como la producción de cemento. 

En tanto, el sector de papel y cartón registró una suba de +6,5% i.a., aunque se evidencia una desaceleración respecto de los meses anteriores, con un menor impulso de papel para embalaje. De todos modos, el sector se encuentra en niveles de producción elevados. 

Por otro lado, algunos sectores comenzaron a mostrar subas algo más moderadas y con algunas heterogeneidades al interior. Uno de ellos es la producción de metales básicos, que registró una suba de +5% i.a. aunque dispar al interior del sector: la producción de aluminio continúa recuperándose, alcanzando una suba de +11,6% i.a. (en gran medida por la baja base de comparación del sector, que se recuperó de manera lenta durante el 2021) mientras que la producción de acero, si bien registró una suba de +2,3% i.a., se debió exclusivamente a la baja base de comparación. Otro sector en una situación similar es el de alimentos y bebidas, que registró una suba de +3,1% i.a. El sector registró alzas principalmente en rubros como café, bebidas sin alcohol, pesca y arroz. En cambio, otros rubros como la molienda de oleaginosas (con menor producción agrícola durante el año), vinos, carne aviar y bovina registraron un peor desempeño, así como también el té y la yerba mate, que se vieron seriamente perjudicados por los incendios durante el mes de febrero en la provincia de Corrientes.

Por otro lado, la industria de sustancias y productos químicos registró una desaceleración en el ritmo de crecimiento, en parte por paradas de planta no programadas, marcando una suba de +2,1% i.a., con una situación heterogénea al interior del sector. Asimismo, las ventas al mercado interno de productos farmacéuticos acumularon en abril un incremento de +8,4% en los últimos 12 meses, según lo reportado por CILFA. En tanto, refinación de petróleo registró una suba de +9,1% i.a., luego de dos meses consecutivos de caídas interanuales. A pesar de esta suba, el sector todavía se encuentra en niveles bajos de producción. 

Por último, continúan las caídas interanuales en el sector de electrónicos, con la misma dinámica de los últimos meses (-17,7% i.a.)”.

Datos de mayo y perspectivas

El informe también destaca que “los primeros datos disponibles de mayo muestran variaciones interanuales superiores a las registradas el mes anterior, aunque debe tenerse en consideración que el mes de mayo de 2021 también fue afectado por una suba considerable de casos de COVID-19 tras la irrupción de la segunda ola, sumado a las restricciones a la circulación aplicadas durante la última semana del mes y la falta de insumos que había afectado a ciertas actividades (oxígeno), lo que dan como resultado una peor base de comparación”.

En este contexto, “si bien el primer semestre del año se encamina a cerrar con buenos niveles de producción, el panorama para el resto del año sigue mostrando elementos de incertidumbre. En la segunda encuesta a empresas, se registró cierto deterioro de las expectativas sectoriales. Las empresas encuestadas manifestaron que las dificultades locales en materia de costos, insumos y logística se agravaron desde el inicio de la invasión de Rusia a Ucrania. A los ya elevados precios de fletes y escasez de contenedores, se le suma a nivel local el faltante de gasoil, con problemas en la provisión de insumos y el despacho de mercadería (mayores costos y demoras). Este faltante también tiene un impacto negativo en la cosecha de cereales, oleaginosas y cultivos regionales. A nivel local, la aceleración de la inflación, las restricciones de divisas para la importación de insumos y el encarecimiento del crédito impactan en una suba de costos y condicionan la producción. Las perspectivas para el año siguen muy condicionadas por el devenir de la situación macroeconómica, internacional y la provisión de insumos”.

Fuente: UIA.