Hernán Heinzmann: “Frenamos porque no tenemos combustible para seguir.”

El presidente de la CETAR brindó una entrevista al diario Castellanos, en la que se refirió a la problemática de la falta de gasoil.
03/06/2022
En el mes de marzo, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) -una entidad que agrupa a 42 cámaras de todo el país, entre ellas la Cámara Empresaria del Transporte Automotor de Rafaela (CETAR)- advirtió que se comenzaban a registrar faltantes de combustible en algunas zonas del territorio argentino. 

Lejos de solucionarse, la problemática continuó creciendo, tal como refleja un reciente informe de la Federación. En este marco, Hernán Heinzmann -presidente de la CETAR- dialogó con el diario Castellanos, y se manifestó respecto de las declaraciones del jefe de Gabinete, Juan Manzur, y del secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, quienes aseguraron que la situación se iría normalizando “con el correr de los días”.

Heinzmann se mostró escéptico respecto de la posibilidad de arribar a una solución en el corto plazo, e indicó que -como primera medida- es necesario que comiencen a ingresar buques con combustible, pero que -además- es fundamental que se avance en políticas públicas concretas, que aseguren que esta problemática no se repita en el futuro.

Por otro lado, el dirigente gremial destacó que en algunas estaciones de servicio se vienen registrando sobreprecios, y que en algunos casos el excedente se cobra de forma irregular, agravando un panorama de por sí complejo. 

En línea con la información proporcionada por la FADEEAC, Heinzmann también recalcó que las zonas más afectadas son las del norte y el centro del país. Allí, el poco combustible que se recibe se vende en cupos, y con grandes demoras, lo que obliga a los choferes a hacer largas colas, o a recorrer diferentes bocas de expendio hasta poder conseguir el insumo.

En este contexto, y aunque muchas de las cámaras que integran la FADEEAC decidieron no implementar medidas de fuerza, Heinzmann considera que es “inevitable” que eventualmente el transporte de cargas tenga que parar. “Esto perjudica a las empresas y al personal que cobra por viaje. La falta de combustible te obliga a parar, a la fuerza. Esto va a llevar al desabastecimiento, lo que afectará a todo el arco productivo y a los consumidores”, precisó.

“Por diversos motivos -entre ellos, la falta de inversión- las refinerías radicadas en el país no pueden abastecer completamente nuestra demanda. En este escenario, el Gobierno debe salir sí o sí a importar combustible. No sabemos si no lo hace por falta de divisas o de acuerdos políticos, porque -más allá del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania- países como Bolivia están comprando buques, que incluso ingresan por nuestros puertos”, concluyó.

Fuentes: CETAR y Diario Castellanos.