El 75% de las manufactureras importadoras tuvieron problemas para importar durante el último año

La FOP presentó un reporte acerca del impacto de las regulaciones cambiarias, con previsiones para el segundo semestre del año.
03/06/2022
De acuerdo con un informe elaborado por la Fundación Observatorio Pyme (FOP), el 68% de las pymes industriales y el 59% de las que se dedican a la industria del software (SSI) dependen o tienen ligada su actividad a las importaciones, de forma directa o indirecta.

Entre los sectores más dependientes, se encuentran las empresas de equipos eléctricos y electrónicos (91%), de maquinaria y equipo (91%) y de plástico y caucho (87%).  Los rubros menos dependientes son los de la madera (33%), minerales no metálicos (38%) y autopartes (49%).

Por otro lado, en lo que tiene que ver específicamente con las importaciones directas, las pequeñas industrias registran una menor dependencia que las medianas (29% vs. 56%).

En este marco, “el 75% de las manufactureras importadoras (directas o indirectas) y el 69% de sus pares de SSI tuvieron problemas para importar durante el último año. Las dificultades tienen diferente origen: entre las manufacturas, 42% regulaciones cambiarias, 20% dificultades propias de los proveedores externos y 10% de logística internacional; entre las de SSI, 56% regulaciones y 8% problemas de logística o del proveedor”. 

Asimismo, “la tipología de las principales dificultades cambia por sector manufacturero: entre los textiles, tiene mayor difusión el problema de las regulaciones cambiarias locales, entre las de minerales no metálicos predomina el problema de la logística y entre los autopartistas, los problemas de los proveedores externos”.

Respecto de las regulaciones cambiarias, estas afectan en mayor proporción a las medianas industrias que a las pequeñas  (61% vs. 38%).

El impacto de las regulaciones cambiarias

Según el reporte, “el 59% de las pymes de la industria manufacturera y el 49% de las pymes de software y servicios informáticos (SSI) prevén que las regulaciones cambiarias vigentes afectarán negativamente sus planes de producción de bienes y servicios en el segundo semestre de 2022”.

Más específicamente, “la previsión del aumento en el monto de importaciones para 2022 con respecto a 2021, tanto en la industria manufacturera como en SSI, supera el 5% contemplado por la normativa: 9% previsto por las industriales importadoras directas y 30% por las de SSI”.

Por otra parte, “la categoría para la cual la normativa establece el acceso a divisas para el pago de importaciones a 180 días excluye al 98% de las pymes importadoras directas industriales y al 100% de las de SSI”.

Así, “de acuerdo con las estimaciones de FOP, respecto a las importaciones asociadas a la primera categoría (SIMI A), el +70% respecto del valor FOB de 2020 resultaría casi siempre superior al +5% respecto del valor FOB 2021 y, por lo tanto, el límite operativo sería este último. En el caso de la segunda categoría (SIMI B), la regulación podría provocar serios problemas para unas 3.700 PyME industriales que ocupan alrededor de 110.000 trabajadores”.

Sobre la base de este diagnóstico, la FOP indic que “en el marco de la escasez de divisas, sería auspicioso que el BCRA pudiera revisar la normativa vigente y diseñar una política de corte industrial, que contemple en el acceso a divisas para importar materias primas y bienes intermedios, por ejemplo, la capacidad exportadora y la generación de empleo de los distintos sectores”.

Fuente: FOP.