En marzo, la actividad industrial subió un 5,9% interanual

En la comparación con febrero, se produjo un crecimiento del 4,1% (sin estacionalidad).
19/05/2022
De acuerdo con el más reciente Informe de Actualidad Industrial, elaborado por la Unión Industrial Argentina (UIA), “en marzo la actividad industrial tuvo un incremento mensual de +4,1% con respecto a febrero (sin estacionalidad) y una suba de +5,9% interanual”. 

En términos más amplios, “durante el primer trimestre del año, la producción industrial registró un menor dinamismo. Tuvo una leve suba de +0,1% sin estacionalidad respecto del cuarto trimestre de 2021, mientras que en la comparación interanual registró una suba de +5,3%”.

Información sectorizada

El reporte señala que “a nivel sectorial, 10 de los 12 sectores que componen el IPI CEU registraron subas interanuales durante el mes de marzo, mientras que 2 registraron caídas”.

Específicamente, “las mayores subas se registraron en el sector automotriz, que registró un incremento de +12,9% i.a. con subas tanto en las exportaciones como en las ventas al mercado interno. Otro sector que registró una suba fue el de papel y cartón (+11,8%), que continúa siendo impulsado por la producción de papel de embalaje para el comercio digital. Le sigue la producción metalmecánica (+10,3%) con subas en todos los rubros. 

En menor medida, la producción de minerales no metálicos registró un alza de +8,6% i.a., impulsado tanto por insumos para la construcción como la producción de cemento. También se registraron subas en la industria de sustancias y productos químicos (+6,2% i.a.) con mejoras en la mayoría de los rubros al interior del sector. En tanto, las ventas al mercado interno de productos farmacéuticos acumularon en marzo un incremento de +10% en los últimos 12 meses, según lo reportado por CILFA. 

Por otro lado, algunos sectores comenzaron a mostrar subas algo más moderadas y con algunas heterogeneidades al interior. Tal es el caso del sector de alimentos y bebidas, que registró una suba de +3,0% i.a. Hubo subas principalmente en rubros vinculados a los consumos sociales como chocolates y también bebidas espirituosas, bebidas sin alcohol, vinos y café. En cambio, otros rubros como la molienda de oleaginosas (en el marco de la menor producción agrícola del año) registraron un peor desempeño, así como también el té, el arroz y la pesca. Una situación similar [se evidenció] en la producción de metales básicos, que registró una suba de +2,5% i.a. aunque dispar al interior del sector: la producción de aluminio aumentó (en gran medida por la baja base de comparación del sector, que se recuperó de manera lenta durante el 2021) mientras que la producción de acero registró la tercera caída interanual consecutiva (-1,6%).

Por último, algunos sectores registraron caídas interanuales, como es el caso del sector de refinación de petróleo, que registró una caída de -1,6% i.a. En tanto, el sector de electrónicos continuó con la misma dinámica de los últimos meses y se contrajo -18,5% i.a.”

Datos de abril y perspectivas

El informe también destaca que “los primeros datos disponibles de abril indican que continuó la recuperación aunque con variaciones más moderadas que las registradas durante el año anterior. Se registró una suba interanual elevada en la producción automotriz (aunque en gran medida por una base de comparación más baja dado el impacto de la segunda ola a fines de abril de 2021). Se mantuvo también la suba en los indicadores de construcción y despacho de cemento junto con aquellos ligados a la maquinaria agrícola. En tanto, el consumo de energía eléctrica de Grandes Usuarios Industriales comienza a mostrar un amesetamiento (+2,8% i.a.), mientras que la recaudación de IVA DGI registró una suba de +4,9% i.a., aunque debe considerarse el fuerte movimiento turístico durante la Semana Santa y la baja base de comparación producto de las restricciones considerables al turismo que existían todavía en abril de 2021”. 

En este contexto, “el panorama para el resto del año sigue mostrando algunos elementos de incertidumbre, tanto en materia de costos e inflación, de financiamiento y de dificultades en torno a las divisas. A nivel internacional, el panorama se ha deteriorado con el correr de los meses. El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania empeoró las proyecciones de crecimiento mundial, aceleró aún más la ya elevada inflación y generó tensiones en las cadenas de suministro, lo que llevó a que varias economías desarrolladas aceleraran sus políticas monetarias contractivas. Por otro lado, el transporte y la logística siguen siendo elementos de preocupación”. 

De este modo, “la actividad industrial se encuentra en un punto de inflexión luego de la fuerte recuperación durante el 2021. Tras un primer trimestre de menor dinamismo, las perspectivas para el año siguen muy condicionadas por el devenir del contexto macroeconómico, el internacional y las restricciones de oferta”.

Fuente: UIA.