Sector noroeste: el CCIRR insiste para que se avance en la ordenanza sobre los usos del suelo

A partir de los avances en la obra de transformación de la RN 34 en autopista, el entramado industrial solicita un marco regulatorio claro y preciso, que potencie el desarrollo de esta área.
03/05/2022
La transformación de RN 34 en autopista y el desarrollo de la denominada variante Rafaela son obras que -desde la gremial empresaria- se han venido impulsando en los últimos años, y que necesitan ser acompañadas por obras complementarias (como la pavimentación de los caminos públicos 5 y 6 entre la traza actual de la RN 34 y la futura variante y el saneamiento hídrico integral del sector noroeste) y un marco normativo adecuado (especialmente, en relación a los usos de suelo).

En efecto -en un encuentro mantenido en marzo entre dirigentes del CCIRR y el gobernador Omar Perotti- se pusieron en valor los avances logrados en tal sentido, y se planteó la importancia de profundizar el diálogo público-privado con el objetivo de consolidar un proyecto integral que viabilice el sector noroeste, de forma tal de garantizar la disponibilidad de suelo apto para el desarrollo industrial, logístico y comercial que se proyecta en dicha área.

El Ing. Gabriel Gentinetta, referente de la Comisión de Infraestructura del CCIRR, recordó que -en ese marco- se consensuó que resulta prioritario debatir el ordenamiento urbano del sector a partir del estudio de impacto hídrico que se está llevando adelante a partir de un convenio entre ACDICAR, el Municipio y la Secretaría de Industrias de la Provincia. En este sentido, Gentinetta precisó que es fundamental generar consensos entre el Ejecutivo local y el Concejo, en torno a la ordenanza que regulará el uso del suelo en ese sector; y destacó que debe darse prioridad a la planificación, en función del crecimiento de la ciudad y de su ordenamiento urbano e industrial.

Cabe recordar que, durante la pandemia, el Concejo sancionó una ordenanza que prohíbe realizar subdivisiones o construir a cada lado de la traza de la variante, en un radio de 200 metros. Esto, hasta tanto no se tomen decisiones respecto de qué tipo de edificaciones se podrán desarrollar en esa área. 

En este contexto, desde el sector empresario expresaron su preocupación ante la falta de precisiones, que impiden que pueda proyectarse la localización de hoteles, estaciones de servicio, talleres mecánicos, restaurantes y comedores, entre otros. Asimismo, insistieron en la importancia de diseñar un marco normativo pensando en el largo plazo, que permita enfrentar los próximos desafíos en materia de desarrollo, ordenamiento urbano y planificación a gran escala. 

Fuente: Diario Castellanos.