El Centro de Estudios UIA presentó el informe de su primera encuesta del 2022

En el análisis, se hizo especial hincapié en las problemáticas vinculadas con el transporte, la logística y la conectividad.
● Archivos
13/04/2022
La Unión Industria Argentina (UIA) presentó los resultados de la primera encuesta del año realizada por el Centro de Estudios UIA (CEU). El objetivo de esta iniciativa fue relevar el impacto de la coyuntura económica en las empresas y sus perspectivas; con especial foco en el transporte, la logística y la conectividad, ya que “además de tratarse de una dimensión clave de la competitividad, es una de las variables que más se ha visto afectada por la recuperación de la pandemia, con el surgimiento de tensiones en el transporte y los costos internacionales”.

Panorama general

En el resumen ejecutivo del informe, se explica que “luego de un 2021 que mostró recuperación en las variables industriales, el comienzo de este año exhibe frentes de incertidumbre. A nivel local, los datos de enero estuvieron atravesados por el impacto de la tercera ola del COVID -que incidió en elevados niveles de ausentismo y tuvo impacto en la producción- y la incertidumbre en el marco de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el plano internacional, se evidenciaron algunas dificultades en materia de transporte, logística y costos -que habían surgido con la recuperación de la pandemia y se aceleraron con el conflicto en Ucrania-. Específicamente, se ve reflejado en la suba de precios de materias primas, la energía y el elevado costo de transporte”. 

En este contexto, “la primera encuesta de 2022 identificó una tendencia al amesetamiento en los indicadores. El impacto de la situación sanitaria y la estacionalidad del verano (...) fueron dos de los factores que más influyeron en este sentido. Si bien se trata de un mes volátil y no necesariamente anticipa el panorama para el año, los indicadores reflejaron cierto deterioro respecto del mismo período de 2021”.

Principales indicadores

En lo que respecta al nivel de producción, el reporte precisa que “el porcentaje de empresas con recuperación de la producción se redujo a 21,5% y fue menor tanto en la comparación con respecto del último valor de 2021 (41,8% en octubre) como con el mismo mes del año pasado (24,7% en enero). Más allá del dato que entrega enero, los datos del IPI INDEC mostraron una recuperación en el mes de febrero. De todas formas, es esperable que las expectativas para este año se ralenticen en virtud del contexto internacional complicado, la situación energética y las dificultades para el acceso a divisas”.

Además, se indica que “los datos de enero estuvieron condicionados por la suba del ausentismo, que fue del 11,1% (con un 15% de empresas con más de 20% de ausentismo), aunque los avances en las campañas de vacunación contuvieron el impacto sanitario. A nivel productivo hubo impacto y dificultades logísticas en las empresas, que fueron señaladas en informes anteriores”.

En cuanto a la demanda laboral, “el empleo continuó con la recuperación, pese a la situación sanitaria. El porcentaje de empresas con incremento de la dotación de personal alcanzó el 23% en enero y superó los valores del mismo período del año anterior (17,3%), aunque se ubicó algo por debajo de octubre de 2021 (26,5%). En tanto, la cantidad de empresas con reducción en su dotación de personal disminuyó en relación a enero de 2021, pasando de 13,9% a 10,3% en 2022”. 

La tercera ola de COVID tuvo un impacto más reducido en el mercado interno: “El 30,1% de las empresas relevadas indicó que aumentaron sus ventas en enero de 2022 en relación al trimestre anterior, -un índice superior al 26,2% registrado durante enero de 2021-. También se registró una disminución en las empresas con caídas de ventas, que pasaron de representar el 36,8% en enero de 2021 a 28,9% en el primer mes de 2022”. 

Sin embargo, “las exportaciones evidenciaron una desaceleración en el dinamismo, con menos empresas registrando subas. Solo el 16,7% de las empresas relevadas indicó que sus ventas al mercado externo crecieron en relación al trimestre anterior (debajo del 18,6% del mismo mes del año anterior). En tanto, la cantidad de empresas con caídas en las exportaciones se incrementó respecto del trimestre anterior (22,5%) aunque se ubicó por debajo de lo registrado en enero de 2021, cuando esa proporción había alcanzado al 27,3% de las empresas”. 

En esta línea, “varios factores afectaron la logística en el primer mes del año. El principal problema relevado fue la fuerte suba del costo de los fletes y la escasez de contenedores, que afectó a más del 80% de las empresas. Otros factores que afectaron la logística fueron las demoras en los pasos fronterizos con Chile (36,4% afectadas) y la bajante del Río Paraná-Paraguay (22,4% de las empresas afectadas). El elevado costo del transporte internacional dificulta el panorama para las empresas, que también enfrentan otras subas de costos (insumos, energía, crédito, entre otros)”.

Finalmente, “al igual que el resto de las empresas, las pymis se vieron afectadas por la tercera ola de COVID-19. Solo el 20,4% de ellas registró subas en la producción respecto al cuarto trimestre de 2021, frente a un 34,5% que registraron caídas. Algo similar ocurrió en las ventas, tanto al mercado interno (29,3% con subas y 30,1% con caídas) como al mercado externo (16,4% con subas y 21,3% con caídas). Sin embargo, es importante destacar que existe un factor de estacionalidad, con menor nivel de actividad durante los meses de verano, vinculado a licencias por vacaciones y paradas de planta, además de las dificultades sanitarias antes detalladas. Respecto al empleo, un 21,6% de las pymis incrementó la dotación de personal en enero respecto de diciembre, frente a un 9,5% que la disminuyó. Este panorama se repite en las pequeñas y medianas empresas (pymes) a lo largo de todas las regiones del país”.

Transporte, logística y conectividad como factores clave de competitividad 

Más adelante en el informe, se señala que “para aumentar la producción, la competitividad y expandir las exportaciones es necesario contar con un sistema de transporte y logística desarrollado y federal. La interconexión de cada una de las regiones del país para la provisión de insumos y el despacho de productos finales de manera segura, puntual y económica es una de las claves en este sentido. Específicamente, para potenciar a las economías regionales y a las cadenas de valor”.

En cuanto al uso de medios de transporte, se puntualiza que “el (...) más demandado es el camión, usado por más del 80% de las empresas -tanto para los insumos como para el transporte final de la mercadería-. El resto de los medios de transporte tienen un uso considerablemente menor. El transporte fluvial y marítimo es utilizado solo por una de cada cuatro empresas para la provisión de insumos y solamente una de cada diez lo utilizan para el transporte final de mercaderías. En tanto, el transporte aéreo es utilizado por una de cada ocho empresas para la provisión de insumos, mientras que solo una de cada veinte empresas lo utiliza para el transporte de mercaderías finales. Los medios de transporte menos frecuentes resultaron el ferroviario y los bitrenes con un muy bajo uso: menos de un 3% los utilizan para la provisión de insumos y el despacho de mercadería final. Sin embargo, estos dos medios se destacan por su alto grado de interés por parte de las empresas: más de un 20% de las firmas encuestadas indicó que no utilizan estos medios pero tienen intención de utilizarlos”. 

Por otro lado, “luego de la suba de los costos de transporte internacional, tres de cada cuatro empresas indicaron que se vieron afectadas por la fuerte suba en el precio de los fletes y por la escasez de contenedores. Esta fuerte suba de costos generó que dos de cada tres tuvieran que trasladar estas subas a precios, mientras que una de cada cuatro vieron limitadas sus exportaciones”.

En otro orden, “las empresas identificaron una serie de obras que resultan claves para la mejora de la competitividad”. Entre ellas, se destacan la renovación de las principales rutas nacionales para convertirlas en autovías, la mejora de los pasos fronterizos y los corredores biocéanicos, y el desarrollo de canales de transporte ferroviario.

Perspectivas

De cara a la evolución del 2020, “luego del impacto del COVID en enero, en febrero se registró cierta mejora de la producción, de acuerdo a datos del IPI INDEC. De todas formas hay elementos de incertidumbre para el año, especialmente desde el frente internacional y macroeconómico. En el primer relevamiento del 2022, los datos de expectativas se habían mantenido en general estables. En enero un 51% de las empresas indicó que esperaba que su situación económica se encontrara mejor en el próximo año. En tanto, un 46% esperaba que su sector de actividad se encuentre mejor”. 

De todas maneras, “hubo mayor preocupación en lo relacionado a la situación del país. Solo un 25% de las empresas esperaba que la situación económica del país mejorara en el próximo año. Las expectativas para el país fueron desmejorando a lo largo de las encuestas: el porcentaje de empresas que esperaba una mejor situación económica del país en enero de 2021 había alcanzado el 36%. Además de la evolución de las variables macroeconómicas, el año cuenta con varios factores de incertidumbre, especialmente a nivel internacional desde el estallido del conflicto bélico en Ucrania, que impactó en mayores precios internacionales, aceleración de las subas de tasas de interés y dificultades para el abastecimiento de energía”. 

Fuente: UIA.