En noviembre, la industria santafesina creció un 9,9% interanual

El Instituto de Investigaciones Económicas de la FISFE publicó un nuevo informe de Actualidad Industrial, con datos del undécimo mes del año. El mayor crecimiento se dio, nuevamente, en vehículos automotores.
10/01/2022
De acuerdo con el Informe de Actualidad Industrial de diciembre, publicado por el Instituto de Investigaciones Económicas de la Federación Industrial de Santa Fe (FISFE), en noviembre de 2021 la producción fabril mostró “una expansión de 9,9% interanual, acumulando en once meses una destacada recuperación de 20,2% en relación al mismo período del año precedente. La recomposición de la demanda externa -las exportaciones de productos manufacturados crecieron sensiblemente-, la mayor actividad de la construcción, la buena campaña agrícola, la propia reactivación de la económica provincial y el empleo, y el acceso al financiamiento fundamentan buena parte de este desempeño”.

En esta línea, el informe señala que, al igual que en las seis mediciones anteriores, la actividad logró superar los valores de los últimos tres años. En concreto, “la producción de noviembre de 2021 se ubicó 14,7% por encima de 2019 y 6,3% respecto de 2018”.

En el mes en análisis, “el 80% de las ramas industriales con actividad en la provincia de Santa Fe registró una evolución interanual positiva de su nivel de producción”. Los rubros con variación positiva fueron vehículos automotores (+96,2%), prendas de vestir (+58,2%), maquinaria agropecuaria (+35,5%), industria siderúrgica (+25,1%), carrocerías y remolques (+24,6%), otra maquinaria de uso especial (+18,8%), molienda de cereales (+17,7%), productos metálicos para uso estructural (+14,4%), productos de metal y servicios de trabajo en metales (+12,3%), fiambres y embutidos (+11,9%), papel y productos de papel (+11,6%), edición e impresión (+8,7%), autopartes (+5,0%), manufacturas de plástico (+3,4%) y productos lácteos (+1,1%). Por otro lado, decrecieron maquinaria de uso general (-1,1%), molienda de oleaginosas (-2,8%), carne vacuna (-9,7%) y muebles y colchones (-15,1%).

Más allá de los resultados alentadores, desde FISFE resaltaron que -al cierre de la preparación del informe- “una nueva ola de contagios por COVID-19 provoca importantes niveles de ausentismo en la industria, afectando el desarrollo de la actividad productiva de las empresas”.

Financiamiento

Más adelante en el análisis, FISFE destaca que “en un contexto nacional caracterizado por restricciones en materia de acceso al financiamiento, la provincia de Santa Fe muestra en el último año un mejor desempeño relativo y un perfil crediticio más apropiado para el desenvolvimiento productivo. Entre septiembre de 2020 y septiembre de 2021 el saldo total de préstamos correspondiente a la industria manufacturera en Santa Fe se incrementó un 40,2%, mientras que en el plano nacional se observó un avance de 38,0%. Además, en nuestra provincia la actividad fabril alcanza una participación del 25% del stock de préstamos, una porción ampliamente superior al 16% verificado en nuestro país”.

Generación de empleo

En el reporte también se indica que “en Santa Fe el total de trabajadores asalariados registrados del sector privado presentó en el mes de octubre de 2021 un incremento de 3,6% interanual, equivalente a 17,1 mil nuevos puestos de trabajo. Durante gran parte del año la recuperación del empleo registrado en nuestra provincia resultó de mayor significación al verificado en el plano nacional. De igual manera, en el segundo semestre de 2020 el proceso de contracción del empleo fue de menor impacto relativo en Santa Fe en relación al enfrentado en nuestro país. En este proceso la industria santafesina alcanzó un papel destacado”.

Investigación y desarrollo

En otro orden, se detalla que “en el año 2020 la provincia de Santa Fe lideró la incorporación de investigadores/as y becarios/as, sumando 486 profesionales al plantel de recursos humanos dedicado a actividades de investigación y desarrollo” y se subraya que el  sector científico-tecnológico provincial “está compuesto por instituciones, recursos humanos, equipos e instrumental a través de los cuales se genera y circula el conocimiento. Las principales actividades que se desarrollan son la investigación y el desarrollo, la formación de recursos humanos, la difusión de la ciencia y la tecnología, la innovación tecnológica, la prestación de servicios y la transferencia de ciencia y tecnología”. 

Esto cobra especial importancia si se tiene en cuenta que “en la denominada economía del conocimiento, en la cual la industria manufacturera posee un rol destacado, resulta esencial el aporte intensivo de conocimientos para generar valor y ofrecer nuevos productos y servicios. En el año 2020 la inversión en actividades de investigación y desarrollo alcanzó al 0,52% del Producto Bruto Interno de nuestro país. El 38% de la inversión total, equivalente a 54.050 millones de pesos, fue ejecutada por empresas. Son precisamente las actividades que conforman la industria manufacturera quienes dan cuenta de más del 70% de las inversiones del sector empresario”.

Fuente: FISFE.