Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Desde 1981, el 25 de noviembre el mundo se une para denunciar las diferentes formas en que las mujeres sufren de violencia, y para exigir acciones para su eliminación definitiva.
24/11/2021
De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, casi 1 de cada 3 mujeres ha sufrido abusos en el transcurso de su vida; una cifra que aumenta cuando ocurren crisis como la pandemia de COVID-19, los conflictos armados y los desastres climáticos. En efecto, un reciente informe de ONU Mujeres, que incluye datos de 13 países, refleja que durante la pandemia “2 de cada 3 mujeres padecieron alguna forma de violencia o conocían a alguna mujer que la sufría. Por desgracia, solo 1 de cada 10 dijo que recurriría a la policía en busca de ayuda. A su vez, se llegó a la conclusión que estas mujeres tienen más probabilidades de enfrentarse a situaciones de pobreza y escasez de alimentos”.

La generalización de la violencia de género nos interpela, y nos obliga a trabajar en la prevención. En palabras de la ONU: “Detener esta violencia comienza por creer en las sobrevivientes, adoptando enfoques integrales e inclusivos que aborden las causas fundamentales, transformen las normas sociales dañinas y empoderen a las mujeres y las niñas. Con servicios esenciales en los sectores policial, judicial, sanitario y social, y con suficiente financiación para la lucha por los derechos de las mujeres, podemos poner fin a la violencia de género”.

En este marco, el 25 de noviembre se promueve el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer; este año bajo el lema “Pinta el mundo de naranja: ¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres YA!”. 

La fecha fue elegida en conmemoración al día en que fueron asesinadas, en 1960, las tres hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), en República Dominicana; bajo el régimen dictatorial de Rafael Trujillo.

Como en años anteriores, la ONU prevé la realización de diversas actividades, que estarán enmarcadas en la campaña Únete. Las acciones comenzarán el 25 de noviembre y finalizarán el 10 de diciembre, el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Acerca de esta problemática

Tal como precisa la ONU en su sitio web, “la violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas”.

Esta violencia puede ejercerse de forma física, sexual y psicológica. Incluye la violencia por un compañero sentimental, la violencia sexual y el acoso, la trata de seres humanos, la mutilación genital y el matrimonio infantil. Contempla también “las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

Es importante comprender, en este sentido, que “los efectos psicológicos adversos de la violencia contra las mujeres y niñas, al igual que las consecuencias negativas para su salud sexual y reproductiva, afectan a las mujeres en toda etapa de sus vidas. Por ejemplo, las desventajas tempranas en materia de educación no solo constituyen el obstáculo principal para alcanzar la escolarización universal y hace cumplir el derecho a la educación de las niñas, luego también le restringe el acceso a la educación superior a la mujer y limita sus oportunidades de empleo”.

Además, “aunque todas las mujeres, en todas partes del mundo, pueden sufrir violencia de género, algunas mujeres y niñas son particularmente vulnerables”, como por ejemplo “las niñas y las mujeres más mayores, las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex, las migrantes y refugiadas, las de pueblos indígenas o minorías étnicas, o mujeres y niñas que viven con el VIH y discapacidades, y aquellas en crisis humanitarias”.

Así, “la violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas. Lo que es más, la promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de no dejar que nadie se quede atrás, no podrá cumplirse sin primero poner fin a la violencia contra mujeres y niñas”.

Fuente: Organización de las Naciones Unidas.