En julio, la actividad industrial subió un 11,9% interanual

La UIA presentó el 8º Informe de Actualidad Industrial. En el acumulado de los primeros siete meses del año, se registró un aumento del 19,3% interanual.
22/09/2021
De acuerdo con el 8º Informe de Actualidad Industrial elaborado por la Unión Industrial Argentina (UIA), la actividad industrial de julio subió en el orden del 11,9%, en comparación con el año 2020. A la vez, “en la serie mensual desestacionalizada hubo una contracción de -3,6% con respecto a junio, luego de la considerable suba registrada ese mes. Con este panorama, los primeros siete meses del año acumularon un aumento de +19,3% interanual y de +5,3% respecto de 2019”.

Así, en el acumulado anual,  8 de 12 sectores que componen el IPI-CEU mantuvieron subas respecto de 2019: automotores, minerales no metálicos, químicos, tabaco, caucho y plástico, alimentos y bebidas, productos textiles y metalmecánica. En contrapartida, los sectores que aún no recuperan los valores de aquel año son edición e Impresión, refinación de petróleo, metálicas básicas y papel y cartón.

Información sectorizada

En el período analizado, “las mayores subas se vieron en sectores como el automotriz, que tuvo una suba de +49,8% con respecto a 2020 y +47,5% respecto a 2019, con buen desempeño tanto de las ventas al mercado interno como de las exportaciones. Por su parte, el sector de electrónicos de consumo tuvo un aumento de +26,2% anual y de +21,1% respecto del mismo mes de 2019 a partir del impulso de la producción de aires acondicionados y celulares. Ambos sectores se encuentran en una fase de recuperación luego de las fuertes caídas de los años previos. También hubo subas en la industria de minerales no metálicos (+18,8% anual y +10,5% respecto de 2019) a partir de la recuperación de la construcción y las refacciones en hogares”.

Por otro lado, “el sector de metalmecánica se expandió +17,5% interanual y superó los niveles de 2019 (+9,7%). Dentro del sector, se destacan ramas con muy buen desempeño (principalmente maquinaria agrícola y carrocerías, remolques y semirremolques) aunque hay otras con recuperación más lenta. En el caso de papel y cartón, el sector registró un aumento interanual (+10,5%) superando ampliamente los niveles de 2019 (+10,6%). El incremento se debe principalmente a la producción de papel para embalaje, que experimenta un crecimiento desde el año pasado producto de la expansión del e-commerce, mientras que rubros como papel para diarios y papel de impresión continúan por debajo de los niveles de 2019 debido al auge de los medios digitales y la virtualidad”.

Aunque con resultados heterogéneos, “también hubo aumentos en sustancias y productos químicos (+3,5% respecto a 2020 y +24,2% respecto a 2019) y alimentos y bebidas (+2,2% respecto a 2020, pero se mantuvo estable respecto a 2019). En el caso de sustancias y productos químicos, la suba fue impulsada principalmente por pinturas, productos químicos básicos y gases industriales. En el caso de alimentos y bebidas, traccionaron al alza la molienda de oleaginosas, bebidas sin alcohol, café y chocolate. Si bien se trata de un sector que no se vio tan afectado por el ASPO, hubo algunos rubros que sufrieron restricciones, por lo que presentaron peor desempeño debido a una recomposición de stock a partir de la reactivación de la producción en julio 2020: este es el ejemplo de vinos y bebidas espirituosas. Por otro lado, la producción de carne bovina continúa viéndose afectada por las restricciones a la exportación”.

En la misma línea, hubo otros sectores que mostraron “fuertes subas respecto del año anterior y, si bien gradualmente están mostrando mejoras respecto de 2019, en julio todavía se encontraban por debajo de los valores de aquel año. Tal es el caso de metales básicos con una suba anual de +32,5%, pero caída respecto de 2019 de -4,9% impulsado por la mayor producción de acero pero lenta recuperación de aluminio. Finalmente, refinación de petróleo registró una expansión interanual de +4,4%, pero los niveles de producción continúan por debajo de 2019 (-0,4%)”.

Perspectivas

En este contexto, “los datos disponibles de agosto indican tendencias mixtas en los datos de actividad económica. Todos mantuvieron subas respecto de 2020, aunque contra 2019 la situación fue dispar. Se mantuvo la suba de las importaciones desde Brasil (29,2%), de los indicadores de construcción (Índice Construya +13,9%, despachos de cemento +4,2%) y de producción de autos (24,2%), mientras que las exportaciones a Brasil marcaron un aumento de 21,1% en la misma comparación. En cambio, se revirtió la suba de la demanda de energía eléctrica en CAMMESA (-0,2% respecto de 2019) y la recaudación de IVA DGI (real) continuó por debajo de los niveles de julio 2019 (-10,5%) en un contexto de demora de la reactivación del consumo y todavía lento dinamismo de los servicios. Por otro lado, situaciones particulares comenzaron a afectar determinadas actividades como los patentamientos de autos (-20,3% respecto de 2019), donde la contracción se vincula a una restricción en la oferta de algunos insumos y de faltantes a nivel global”.

De esta manera, “la recuperación mantiene la heterogeneidad en los distintos sectores y regiones de actividad, a la espera de incentivos de largo plazo a la inversión, el empleo y las exportaciones”. 

Fuente: UIA.