Repunta la industria local luego de la crisis por la pandemia de Covid-19

Los datos que confirman el crecimiento surgen de la presentación de los resultados de la 7ª medición del Observatorio Industrial de Rafaela, instrumento que lleva adelante el CCIRR y la Municipalidad, en colaboración con diversas instituciones de la ciudad.
● Archivos
17/02/2021
Durante el mes de enero se realizó una encuesta cuatrimestral de septiembre, octubre, noviembre y diciembre del 2020, aplicada sobre una muestra de empresas industriales de Rafaela. El objetivo fue monitorear el desempeño económico reciente, indagar respecto a las perspectivas económicas de mediano plazo y conocer las principales dificultades que atraviesan las empresas de la ciudad.

Este séptimo estudio de monitoreo y análisis estuvo a cargo del Instituto de Capacitación y Estudios para el Desarrollo Local (ICEDeL), la Secretaría de Producción, Empleo e Innovación, y la Comisión de Industrias del Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región (CCIRR), en colaboración con diversas instituciones de la ciudad.


¿Qué dicen los datos del relevamiento?

Luego de la importante caída de la actividad económica producto del inicio de la pandemia del COVID-19, la industria local continúa mostrando signos de recuperación. Este dato surge de medir el promedio del uso de la capacidad instalada de las industrias encuestadas. Actualmente se encuentra en un 74%. Esto es un nivel superior al 69% registrado en enero de 2020 previo a la pandemia. En mayo de 2020, a inicios de la pandemia, el uso de la capacidad instalada fue del 56%. En septiembre de 2020 se comenzaron a ver signos de recuperación, con un promedio de uso de la capacidad instalada del 69%, que se consolida con el actual 74%. Este dato es positivo si se lo compara con el promedio nacional, que en noviembre -último dato publicado por el INDEC- fue del 63,3%; y sigue demostrando la fortaleza del entramado industrial de la ciudad.

La mejora en la actividad industrial también se avizora en la percepción del desempeño individual de cada empresa. En este sentido, a inicios de 2021 son más las empresas que consideran estar mejor que a principios de 2020 (38,8%), que aquellas que señalan encontrarse en una peor situación (23,5%).

También, al reactivarse la actividad, cada vez más empresas han mencionado la necesidad de ampliar la dotación de planta. A comienzos de año, solo algunas pocas empresas (todas de sectores "esenciales") mencionaron tener una dotación menor a la necesaria. Hoy las empresas que necesitan incorporar personal (21,2%) superan holgadamente a las empresas que consideran estar excedidas de gente (9,1%), lo cual abre un horizonte optimista de cara al futuro.

Un impacto de la pandemia que todavía persiste es el freno de la actividad económica global. El comercio internacional cayó a los niveles de intercambio del año 2009 (efectos de la crisis de las subprime). En este sentido, la industria rafaelina no es una excepción porque, durante 2020, fueron más las empresas que redujeron sus exportaciones (42,3%) que aquellas que incrementaron sus envíos al exterior respecto al año 2019 (23,1%).

Otro fenómeno que trajo la pandemia del COVID-19 es el crecimiento del comercio electrónico. Los números relacionados a este tema van creciendo lentamente en cada medición. Actualmente, el 31% de las industrias poseen una plataforma de venta en línea, y el 10% de ellas las crearon durante la pandemia. El 30% de las empresas que poseen plataforma de ventas en línea, incrementaron sus ventas por esta vía a partir de la cuarentena. Por ello, casi un tercio de las empresas demandan asistencia para crear y/o mejorar sus plataformas comerciales, lo cual abre un espacio concreto para trabajar.

Por último, como es de esperar, ante la mejora de la situación económica de la industria apenas el 29,4% de las empresas solicitaron la ayuda del Programa Nacional de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP). Siendo que en el primer cuatrimestre lo demandaron el 68% de las industrias y en el segundo cuatrimestre el 58%. Cabe recordar que a este beneficio lo pueden solicitar en caso de que una buena parte del personal se encuentre con COVID-19, aislada o en dispensa por factores de riesgo, o bien si los niveles de facturación muestran un derrumbe muy importante respecto a los niveles pre-cuarentena. Cada vez menos empresas están en esta situación, con lo cual los alcances del programa son cada vez menores.

Las políticas públicas detrás de los datos

A partir de esta lectura del informe del Observatorio Industrial, Diego Peiretti, director ejecutivo del ICEDEL y Secretario de Producción, Empleo e Innovación de la Municipalidad de Rafaela, señaló: "Esta recuperación se produce a medida que la industria fue normalizando su nivel de actividad, pero también gracias a un Gobierno nacional y provincial que apuestan a la industria nacional, con programas de asistencia como el ATP. Además, con políticas para la mejora de la competitividad y la innovación, aportes no reembolsables para el fortalecimiento de infraestructura a parques industriales, el apoyo a emprendedores, el acceso al financiamiento a tasas subsidiadas, los programas de formación para el empleo, entre otros. Este tipo de políticas hoy se encuentran presentes en los tres niveles del Estado". 
Por su parte, el presidente de la Comisión de Industria del CCIRR, César Forneris, respecto a las posibilidades de aprovisionamiento de insumos, comentó: "Algunos costos se fueron desbalanceando e incrementando por falta o complicaciones en conseguirlos". En tanto, sobre la situación industrial de la ciudad manifestó: "Creo que tenemos que estar muy contentos por lo que se pudo ver en Rafaela, por las gestiones realizadas por el CCIRR, el Municipio y la Secretaría de Producción de la Provincia en momentos de la pandemia. Se hizo un trabajo muy duro que permitió ajustar rápidamente los protocolos y poder arrancar, con mucho diálogo y trabajo articulado".

A su turno, el intendente Luis Castellano remitió su discurso a tres aspectos centrales, tanto del trabajo de monitoreo llevado a cabo, como de los resultados arrojados por el mismo. En primer lugar, señaló: "Valoro mucho lo que significa contar con una herramienta de medición de estas características en la ciudad. Eso no deberíamos tomarlo como un dato menor, sino estar orgulloso porque la hemos construido entre las instituciones y debemos mantenerla, sobre todo para ir monitoreando expectativas de lo que puede llegar a suceder".

Ficha técnica de la encuesta

Tamaño y técnica elegida para el diseño muestral: 85 empresas, seleccionadas a través de un muestreo no probabilístico, de tipo discrecional, estratificado según sector de actividad y personal ocupado.

Datos sobre las empresas encuestadas: relevados 21 de los 23 sectores industriales presentes en la ciudad. Representan el 67% del empleo total y el 61% de la facturación de la industria de la ciudad.